¿Qué es el Marketing Digital?

¿Qué hace una agencia de marketing digital?

Una agencia tiene que conocer el producto o servicio que ofrece el cliente como si fuera propio y entender cuáles son los objetivos y plazos. Una buena estrategia diferencia el fracaso del éxito rotundo. Se debe plasmar sobre un papel todas las necesidades, las estrategias a seguir, la inversión necesaria y luego incorporar la variable del tiempo para intentar llegar al objetivo.

A continuación, hablaremos sobre la evolución del producto, precio, distribución y la promoción en el sector del marketing.

– El producto se ha convertido en solución. Tiene una capacidad mayor para satisfacer las necesidades y deseos del cliente.
– El precio ha mejorado al tratar de ofrecer algo más integral: las experiencias.
– La distribución se cambia en beneficio de una mayor accesibilidad al producto a través de los diferentes dispositivos (cross device).
– La promoción se mejora estableciendo un canal de comunicación (varios y diversos) con el cliente con el fin de construir una relación que permita el engagement (compromiso con la marca).

Respecto a las herramientas que utiliza marketing digital para llevar a cabo sus estrategias, considera que se definen en cuatro tipo de acciones:

Branding, cuyo fin es colocar la marca en la mente del público objetivo. Se suelen usar campañas de display advertaising o publicidad gráfica en el medio online, patrocinios, acuerdos de colaboración y partners.
Adquisición de tráfico, mediante estrategias de SEO y PPC (pay per clic) campaigns que dirigen a la audiencia a visitar las páginas de la marca y la acercan al producto.
Engagement, posibilitando la interacción con el usuario a través de las redes sociales, ofreciéndole versiones de prueba y mejorando la experiencia de usuario (UX). También se encarga de optimizar el servicio de atención al cliente y lo apoya con programas de fidelización.
Distribución, donde se acerca el producto a través de plataformas que llegan a millones de usuarios, como pueden ser Amazon o Ebay.

En cuanto a las distintas tipologías de estrategia, se suele hablar de estrategias inbound y estrategias outbound.

Principales estrategias de inbound marketing:
– Posicionamiento natural.
– PPC o SEM.
– Permission/e-mail marketing.
– Redes sociales.
– Marketing viral.
– Formación, cursos, guías…

Respecto a las estrategias de outbound marketing, se refieren a aquellas que hacen uso de la publicidad. Como esta publicidad se muestra a la audiencia mientras navega por la Web o consulta contenidos, también se la suele denominar marketing de interrupción, ya que suele ser percibida como intrusiva por el destinatario.

Estas son las estrategias de outbound marketing que podemos destacar:

– Campañas de publicidad de tipo display.
– Interstitials.
– Remarketing.
– Retargeting.
– Spots en contenido de vídeo.
– Campañas de anuncios en redes sociales.
– Spam.

Estructura para un plan de marketing digital

Los siguientes puntos son los que hay que seguir para un plan de marketing online orientado a obtener resultados.
– Identificar los perfiles del público potencial o target, frecuentemente a partir del análisis de un buyer persona.
– Establecer objetivos para los perfiles.
– Establecer una estrategia encaminada a lograr esos objetivos.
– Adjudicar recursos y plazos.
– Tener claro y decidir cómo mediremos el éxito o rendimiento de nuestro plan con respecto a ventas, conversiones, leads…

Plan de marketing: punto de partida.
Una Web, sean cuales sean los fines que persigue y objetivos a lograr, supondrá siempre una considerable inversión de tiempo y recursos que sólo se justificará en la medida en que logre ciertas metas.

Medir el rendimiento de la Web.
La identificación de los Indicadores Clave de Rendimiento o KPIs (de Key Performance Indicators) permite implementar dos procesos fundamentales para mejorar el rendimiento de una Web:

Los datos de las estadísticas de tráfico se traducen en conceptos y valores fácilmente identificables por los responsables de cada departamento. A partir del seguimiento que se realiza de esos datos, evaluar el cumplimiento de objetivos y tomar decisiones, es decir, medir para decidir, actuar para mejorar. Así podremos definir qué acciones han resultado más rentables y qué tácticas no dieron los resultados esperados.

Interpretar las estadísticas de tráfico: de los datos al conocimiento.
Las estadísticas de tráfico de las webs, generalmente, contienen métricas de tipo técnico, en un lenguaje excesivamente especializado y miden un sinfín de parámetros, la mayoría de ellos de escasa relevancia para un responsable de departamento, lo que provoca que esta información sea consultada únicamente por los informáticos o Webmasters y sólo de modo esporádico, lo que ha provocado el reciente auge de los analistas de tráfico Web y su cada vez mayor demanda por las empresas.

David López
David López

Comparte este artículo con tus amigos o familiares

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp