Introducción al Content Marketing 1: todo lo que quisiste saber sobre Marketing de Contenidos y solo se le preguntaste a Google

El Content Marketing o marketing de contenidos surge directamente de la publicidad tradicional y de la política presencial de las grandes marcas, cuyas inversiones a veces astronómicas les permitía asociar sus productos con un estilo de vida determinado o un sector social específico. El cambio no se encuentra tanto en el concepto como en el medio. Ahora, cualquier PYME puede aprovechar la realidad ininterrumpida de internet y su naturaleza geo-global-localizada para implementar un Marketing de Contenidos propio a bajo coste y tan eficaz como el de cualquier gran marca en su propio nicho de mercado.

 

La primera pregunta que debemos hacernos es: ¿cuál es la finalidad del Marketing de Contenidos?…

La batalla de la competencia (en el sentido de ser el más competente) se da tanto en la relación producto-calidad-precio como en el valor añadido que la empresa es capaz de establecer como distintivo entre una comunidad de clientes potenciales. Hoy en día, sin ese valor añadido, es difícil que un consumidor pueda tener un juicio de consideración positiva por una empresa, y si compra en ella, solo es porque se han dado circunstancias diferenciales como, por ejemplo, “que pasaba por allí”. Emitir contenido interesante, atractivo y relevante, permite que la gente nos tenga en consideración. Aunque no lo parezca, en marketing, eso es tener la mitad de la batalla ganada.

Marketing de contenidos 1b | Volatopi
LO QUE IMPORTA ES EL CONTENIDO DE LA TAZA, NO LA TAZA EN SÍ MISMA.

El Marketing de contenidos es una estrategia digital de creación y publicación de contenidos cualificados con un carácter divulgativo, es decir: no comercial. Su finalidad es la de estar en la mente de los consumidores cuando estos necesiten alguno de nuestros productos o servicios, a través de una relación de confianza donde nos convertimos en una autoridad creíble dentro del sector empresarial en el que nos movemos. Este Marketing es especialmente eficaz cuando se proyecta sobre consumidores que todavía no han decidido su compra y se encuentran en una fase de reflexiónde ahí que sean más propensos a contenido informativo y educacional que al meramente comercial.

Grandes marcas como Cocacola o Nike gastan millones de euros todos los años en publicidad. ¿Lo hacen para vender? Por supuesto. Pero antes de nada lo hacen para estar presentes (siempre presentes) en el paisaje que rodea nuestras vidas. Una PYME puede pensar que algo así está fuera de su alcance. Sin embargo, si reducimos el tamaño del nicho de mercado que esos dos gigantes tienen en el mundo y consideramos que posiblemente venden 100 veces más de lo que gastan en publicidad, comenzamos a acercarnos a un principio fundamental del Content Marketing: localizar el target u objetivo supone medir el tamaño de nuestra campaña de marketing. Es decir: hay que saber a quién dirigirse y crear una estrategia proporcional al tamaño de la comunidad. Cuando una PYME lo hace por primera vez, es normal que se sorprenda al constatar que la inversión en este tipo de marketing es tiempo, casi nunca dinero.

¿Y qué beneficios tiene?

 

  1. Diferenciación frente a la competencia. Si esta no tiene creada una estrategia de contenidos, llegaremos antes a nuestros clientes y seremos relevantes. Si por el contrario tiene una estrategia implementada, podremos crear un estilo personal que nos distinga, más apropiado tal vez para un segmento de población que nos interese.
  2. Segmentación. No todo el mundo compra todos los productos. Esta obviedad no ha evitado que durante décadas y décadas, se invirtiera una cantidad obscena de dinero en publicidad masiva con la esperanza de que una proporción significativa de personas que consumían esa publicidad pudieran estar interesadas. Con el Content Marketing, nos dirigimos únicamente a aquellos clientes potenciales que ya están interesados, y no molestamos a nadie que jamás lo estará por cualquiera de los productos que vendemos.
  3. Credibilidad. Al haber eliminado el intrusismo publicitario, la comunicación se hace más natural, puesto que ambas partes comparten un interés común. La confianza llega cuando los contenidos publicados son fruto de la experiencia y la profesionalidad y por tanto se convierten en información cualificada y referencia del sector.
  4. Engangement o vínculo. La mentalidad comercial actual se parece mucho, paradójicamente, a la mentalidad comercial anterior a la masificación urbana, donde cierto grado de cosificación llevó a que tanto los comercios como los clientes pensaran que la única relación posible entre ambos era la de la compra-venta. Ahora, crear vínculos más allá de la transacción económica es fundamental para fidelizar clientes, y una estrategia efectiva es ayudar e (in)formar mediante contenidos a esos clientes más allá de que lo pidan y, por supuesto, más allá de que nos compren. En este sentido, y como veremos más adelante, las Redes Sociales serán determinantes.

En los artículos que siguen, pasaremos a distinguir los diferentes canales de comunicación y expresión de contenidos, describiremos sus características identificativas,  para qué tipos de contenidos nos pueden servir y, muy importante, cuál será su uso adecuado para nuestra campaña de Content Marketing.

Introducción al Marketing de Contenidos 2 →

[author title=»Sobre mí:»]

David López
David López

Comparte este artículo con tus amigos o familiares

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp